Volver a lo simple: la clave para no complicarse la vida