Vivir en pareja nos protege frente a la demencia