Uno de cada dos adultos con diabetes permanece sin diagnosticar en el mundo