Una ventana al cerebro y a la mente identifica a las personas con tendencias suicidas