Una flora intestinal saludable, nuevo enfoque para prevenir y tratar la diabetes tipo 2