Un estudio con stents coronarios en pacientes con angina de pecho subraya el potencial del efecto placebo