Tener un perro reduce el riesgo de morir por cualquier causa