Sufrir una única conmoción cerebral leve es suficiente para aumentar el riesgo de párkinson