“Si me muevo me va a doler más”: cuatro mitos sobre qué hacer y qué no hacer con el dolor de espalda