Ser hijo único: ¿lastre o privilegio?