Sanar duele, pero ese dolor permite crecer