Reprimir las emociones aumenta la ansiedad