Proteínas defectuosas también contribuyen al crecimiento y metástasis de los tumores