Nuestros hábitos de vida y no los genes deciden si sufriremos un infarto