No, las dietas no contrarrestan el negativo efecto de la sal