Los probióticos revierten la hipertensión causada por el abuso de sal en la dieta