Los patrones de sueño predicen enfermedades degenerativas