Los mayores tienen la misma capacidad que los jóvenes para producir nuevas neuronas