Los ex, ¿mejor lejos?