Los embriones congelados son tan ‘eficaces’ como los frescos a la hora de tener un bebé