Los 50 son la nueva edad de oro: empieza la plenitud