Las personas con esquizofrenia tienen un riesgo tres veces mayor de morir prematuramente