Las estatinas podrían resultar muy útiles para tratar las enfermedades inflamatorias