Las células de la leucemia ‘corren’ para sobrevivir a los fármacos