La peligrosa combinación entre el té caliente, el tabaco y el alcohol favorece el cáncer de esófago