La inseguridad es el germen de las relaciones tóxicas