La importancia del apto-físico a la hora de hacer ejercicio