La flora intestinal tiene la clave para prevenir o tratar las piedras en el riñón