La enfermedad inflamatoria intestinal (EII): anatomía de un dolor silencioso