La empatía en los perros: un poder sanador