La diabetes aumenta hasta ocho veces el riesgo de mortalidad cardiovascular en los jóvenes