Investigadores demuestran que una dieta saludable ralentiza el envejecimiento celular