Interrumpir solo dos semanas la práctica de ejercicio aumenta el riesgo de muerte prematura