Elevar los niveles de ‘colesterol bueno’ es insuficiente para reducir el riesgo cardiovascular