El riesgo de muerte súbita mientras se practica el sexo es mínimo