El mercurio de los empastes no supone ningún riesgo para el organismo