El estado civil y socioeconómico son factores de riesgo de un nuevo ataque cardíaco