El ejercicio puede revertir el daño cardíaco en las personas sedentarias y el causado por el envejecimiento