El cerebro escoge qué nutrientes necesita