El autismo podría estar causado por un funcionamiento defectuoso de las mitocondrias