El 10% de los infartos en personas jóvenes y de mediana edad tiene una causa genética