Dermatilomanía: cuando la ansiedad hiere la piel