Confirmado: las dietas para perder peso sí reducen el riesgo de muerte en obesos