Confirmado: la dieta y el estilo de vida, y casi nunca los genes, son responsables de los infartos