Cómo convivir con el trastorno límite de personalidad