Belinda Parmar, la pionera de la tecnología que prohíbe los dispositivos y las pantallas en su casa